¿Toxina botulínica y bótox es lo mismo?

¿Es lo mismo la toxina botulínica y el bótox? Pocas de las preguntas que me hacen mis pacientes son tan sencillas de responder. Sí. La toxina botulínica y el bótox son lo mismo. Y la explicación a esta duplicidad de nombres también es muy fácil de explicar. Aquí va:

Bótox es el nombre popular de la toxina botulínica debido a la marca pionera Botox®. Algo similar a lo que ocurre con otros productos que asociamos siempre a ciertas marcas como el papel de aluminio o el cacao soluble (no nombraremos las marcas en concreto porque no hace falta, seguro que a casi todos nos vendrán unos nombres en concreto).

Y en cuanto a la toxina botulínica hay que decir que es la denominación científica para la sustancia en sí. O sea que son lo mismo, y lo llamemos como lo llamemos, estamos refiriéndonos a ese producto que todos asimilamos con la idea de rejuvenecer o de mejorar las arrugas de la mirada. Dos de sus atributos más destacados. 

Pero hay otros factores dignos de conocerse de este producto, créeme, como Doctora en Medicina Estética, llevo años trabajando con la toxina botulínica y con otros tratamientos estéticos, y te puedo asegurar que el bótox es uno de los mejores aliados en mi consulta. Ahora te cuento el porqué.

¿Qué es exactamente la toxina botulínica conocida como bótox?

Tratamiento de bótox, medicina estética para actores

¿Has oído hablar del botulismo? Es una enfermedad que comienza por una intoxicación alimentaria derivada de ingerir precisamente la toxina botulínica en alimentos en mal estado. Este dato es muy significativo.

El descubrimiento de esta sustancia natural se debe a esa enfermedad. Sin embargo, los científicos descubrieron que esta toxina también podía aplicarse con criterios médicos y tener efectos positivos, sobre todo en el campo de la medicina estética. Fue así como nació el famoso Botox®.

Y es que una de las propiedades de la toxina botulínica o bótox es su capacidad de inhibir la contracción muscular. Lo cual usado con profesionalidad, corrección y con medida es perfecto para paliar la aparición de arrugas de expresión, o corregir su presencia una vez que han surgido.

Vuelvo a repetir que la toxina botulínica o bótox, como quieras llamarlo, tiene dos caras. Una muy perjudicial y dañina, y otra mucho más amable y beneficiosa. Por ello es clave usarlo en base a criterios médicos y con profesionalidad.

Hacerlo de otro modo no puede traer más que perjuicios, y a todos nos vienen a la mente ejemplos de ello. 

Es decir, te aconsejo recurrir a los tratamientos de bótox siguiendo siempre los consejos de un profesional de la medicina estética. Cualquier doctor en este campo, incluida yo misma, te dirá que no hay fórmulas universales a la hora de realizar estos tratamientos.

Es obligado plantear un tratamiento de medicina estética individualizado. Exclusivo para ti. Yo lo hago así. Pero más allá del número de sesiones o de la cantidad de producto a aplicar, te voy a contar más sobre mi modo de trabajar, para aclararte algunas posibles dudas sobre la toxina botulínica o bótox.

¿El bótox es un tratamiento seguro para mi piel?

Dra.Barriga y el tratamiento de bótox

Esta es una de las dudas más frecuentes respecto a este tratamiento de medicina estética. Y la respuesta es sí. La toxina botulínica o el bótox es un tratamiento seguro. Me atrevería a decir que el bótox es absolutamente seguro siempre y cuando se haga con criterios médicos.

Te cuento cómo se realiza este tratamiento de medicina estética para terminar de aclarar tus posibles dudas. 

El proceso consiste en infiltrar el bótox en los músculos apropiados de tu rostro. Como ya te he comentado, una propiedad de la toxina botulínica es su capacidad de inhibir la contracción muscular. De manera que si la aplicamos en su justa medida en músculos específicos, se atenúa la fuerza de los movimientos que provocan las arrugas de expresión.

Y claro, eliminando arrugas, el aspecto rejuvenecido es inmediato, ganamos luminosidad y aspecto relajado de nuestra cara. 

Pero no pienses que al aplicar la toxina paralizo por completo tus gestos. ¡No! El truco es el tratamiento de medicina estética personalizado para ti. No pretendo impedir tu gesticulación. Ni mucho menos, ya sabes que mi especialidad es la medicina estética para actores y actrices, colectivo donde la expresividad es una herramienta clave para su oficio.

Así que no paralizo tus gestos, simplemente debilito la fuerza de los músculos cuyos intensos movimientos provocan las arrugas en una profundidad mayor a la deseada.

¿Cada cuánto se aplica el bótox?

Cuando digo que la toxina botulínica se infiltra me refiero a que la forma de aplicarla son pequeñas microinyeccones con agujas diminutas. No hace falta intervención de cirugía alguna y créeme si te digo que se considera un tratamiento prácticamente indoloro, que además tiene unos efectos casi inmediatos.

Tan solo unos tres días después de infiltrar el bótox ya comienza a notarse su acción. El efecto final lo obtenemos a los 15 días y suele durar como mínimo tres meses, y cómo máximo seis. Es decir que pasado ese tiempo es cuando se puede volver a realizar una sesión de tratamiento de medicina estética semejante.

No obstante, déjame asesorarte en ese sentido. Mi propósito siempre es conseguir los mejores efectos en tu rostro. Si tú luces genial con el apoyo de mis tratamientos de medicina estética, te conviertes en el mejor escaparate de mi trabajo y profesionalidad. 

¡Lo mejor para ti también es lo mejor para mí! No se me ocurre mejor garantía de calidad. Contáctame para responder tus dudas.

Haz un comentario