Todo lo que debes saber sobre el aumento de labios y sus tratamientos

Todas hemos pensado en más de una ocasión en cómo quedaría en nuestro rostro un aumento de labios. Nos intriga cómo puede ser nuestro aspecto y cómo de armonioso pueden resultar con el resto de nuestras facciones. Pero al mismo tiempo nos pueden aparecer algunas preguntas. Por ejemplo, ¿me va a doler el tratamiento?, ¿es seguro?, ¿se notará excesivamente?

Al fin y al cabo, aunque sea un sencillo tratamiento de medicina estética no deja de ser una intervención en nuestro cuerpo y es lógico que nos atraiga, al mismo tiempo que nos surgen las dudas. De manera que aquí te voy a contar todo lo necesario sobre el aumento de labios, y en especial sobre el procedimiento que desde mi consulta de Barcelona llevo a cabo para el aumento de labios con ácido hialurónico.

 Los mejores tratamientos de aumento de labios

aumento de labios medicina estetica

Hagamos un brevísimo repaso histórico a los tratamientos de medicina estética que en el pasado se utilizaban para realizar un aumento de labios. Lo cierto es que siempre se ha empleado una técnica que básicamente consiste en la incorporación de algún producto bajo la piel labial mediante infiltraciones e inyecciones. Si bien estas inyecciones cada vez han sido más pequeñas hasta llegar a las actuales micropunciones prácticamente indoloras pero muy efectivas.

Con el paso del tiempo han ido apareciendo diferentes técnicas de abordaje, las cuales utilizamos dependiendo de lo que queremos conseguir en cada caso: hidratación, eversión (si es que el labio se ha ido metiendo hacia los dientes), perfilado, sonrisa gingival (que se enseña mucha encía al sonreír) o aumento. Además también han variado de un modo cualitativo los productos a incorporar en nuestros labios, ya que nos permite escoger la densidad del gel y su elasticidad para darle ese toque completamente natural a la textura y sensación del labio. Ya ha quedado muy lejos la silicona de hace años, y cada vez se recurre menos al empleo de la grasa corporal del propio paciente, extraída de alguna otra zona de su cuerpo. Otra cosa que cabe mencionar es que el famoso bótox, no da relleno, por lo que no se utiliza en labios, ha sido siempre uno de los mitos que le ha dado mala fama a la toxina botulínica.

Con el paso del tiempo y la constante investigación se ha demostrado que el ácido hialurónico es el mejor aliado para realizar un aumento de labios. Y por supuesto es el elemento que yo uso con casi todas mis pacientes y es el que recomiendo a toda aquella persona interesada en este tratamiento de medicina estética. 

Aumento de labios con ácido hialurónico

aumento de labios acido hialuronico

Pese a su nombre tan rimbombante y científico de “ácido hialurónico”, no hay que asustarse. En realidad, estamos hablando de una sustancia química que todos nosotros generamos de forma natural en el organismo. Eso ya de por sí es un valor añadido, ya que no se trata de algo ajeno a nuestra naturaleza, sino todo lo contrario. Es natural, algo más que apreciable en cualquier tratamiento de medicina estética y especialmente a la hora de practicar un aumento de labios.

Una vez aclarado ese punto, seguro que ya te parece más adecuado introducirlo en tu cuerpo. Y es ahora cuando te surge la duda de: ¿cómo se hace eso? y ¿será doloroso? Comencemos por la segunda pregunta. No. No duele. Bueno, un poquito, pero aplicamos una crema anestésica previamente y además utilizo productos que llevan anestesia en el mismo gel de ácido hialurónico para que el tratamiento sea muy confortable. De todas maneras, para aquellas personas que son más sensibles al dolor, se puede realizar un bloqueo como el que hace el dentista y así no te enteras de nada. Ahora, te respondo la primera pregunta. ¿Cómo se practica un aumento de labios?

El primer paso es aplicar la dosis apropiada de anestesia. Eso ya quedamos que nos ayuda a no sentir dolor. Y además el ácido hialurónico se introduce mediante microagujas de un diámetro minúsculo, por lo que la técnica no es agresiva. No obstante, en ocasiones también utilizo cánulas, que son agujas sin punta cortante pero más largas, entonces mediante un único pinchazo me permite llegar a toda la superficie de tratamiento con muy poco riesgo de generar moretones y reduciendo el número de pinchazos a dos, uno a cada lado de la comisura labial. 

Sea de una forma u otra, ganarás definición y/o volumen labial con una sustancia totalmente inocua para el cuerpo. Porque como ya te he comentado el ácido hialurónico es de origen natural. Y el que yo uso siempre está proporcionado por laboratorios y firmas de prestigio, donde todos y cada uno de sus productos pasan los más estrictos controles de calidad y sanidad. Otra cosa interesante a tener en cuenta, es que para este producto, tenemos también un antídoto, que permite deshacer el gel casi inmediatamente, por lo que es una razón más para sentirte seguro al realizarte el tratamiento.

Ejemplos de aumento de labios: antes y después

aumento de labios con acido hialuronico

Espero haberte aclarado varias dudas en cuanto a este tratamiento de medicina estética. Sobre todo respecto a su seguridad sanitaria y el proceso indoloro de la propia intervención. Ha llegado el momento de hablar de resultados, de comparar el antes y el después en un aumento de labios. Y para ello también es muy interesante conocer las cualidades del ácido hialurónico.

Gracias a su ductilidad es un producto que no solo da volumen. Puede hacer mucho más por ti. Mi larga experiencia realizando aumento de labios a mis pacientes me ha descubierto que sabiendo cómo trabajar el ácido hialurónico no solo hago más grandes tus labios, también los puedo esculpir para que resulten armoniosos con el conjunto de tu rostro, e incluso recuperar rasgos simétricos perdidos. La verdad es que esa es la parte más atractiva de mi trabajo: conseguir que el resultado tras la intervención sea el de un rostro natural.

De hecho, a mi modo de entender, unos labios grandes y carnosos no son hermosos por su tamaño. Alcanzan toda su plenitud estética y la sensualidad que estás buscando cuando se integran de un modo natural con el resto de tus rasgos faciales. Así se gana en belleza.

Por ese motivo, mi trabajo comienza incluso antes de llevar a cabo el tratamiento. Para mí un aumento de labios se inicia con la primera evaluación que hacemos en mi consulta. Es entonces cuando estudio tu rostro, tus facciones, y también descubro tu forma de reír, tus gestos, y tu dentadura. Y con toda esa información diseño la posterior intervención. 

Ese es mi modo de trabajar, y a juzgar por la opinión de mis pacientes, merece mucho la pena hacerlo así, porque los resultados y cambios entre el antes y el después en un aumento de labios son evidentes pero no exagerados. Sin duda son beneficiosos tanto para tu aspecto como para tu autoestima.

De modo que si sigues pensando en hacerte un aumento de labios, te espero en mi consulta de medicina estética en Barcelona.