Peeling químico para rejuvenecer tu piel

Cada vez que me preguntan por uno de los tratamientos estrella de mi consultorio en medicina estética en Barcelona, sin duda tengo que referirme a los muchos pacientes que vienen a hacerse un peeling químico. 

Pero también es cierto que recibo pacientes con las dudas más frecuentes sobre qué es exactamente un peeling químico, si hay contraindicaciones o qué puede salir mal. Por eso quiero hablarte de este tema, que sin duda, forma parte clave en el proceso de cuidar la salud de tu belleza con el paso del tiempo. 

¿Qué es el peeling y qué significa? Descubre los beneficios

Un peeling químico es un tratamiento de medicina estética que consiste en exfoliar la piel del rostro o de otras partes del cuerpo, como el cuello y el escote.  ¿Cómo se hace? Con la aplicación de soluciones adecuadas a cada piel y a los objetivos que se planteen. ¿Por qué se hace? Porque nuestra piel inevitablemente envejece y genera células muertas que es bueno eliminar para mejorar nuestro aspecto.

Esto es lo más básico respecto a los tratamientos de peeling. Pero ahora vamos a aportar un mayor detalle. 

¿Por qué se denomina peeling químico? Sencillamente porque se emplean soluciones y principios activos concebidos a partir de combinaciones químicas para favorecer esa eliminación de las células muertas de la piel. Y por supuesto, como cada piel tiene sus propias características, no todas las preparaciones tienen los mismos efectos.

Es como ir a una tienda y elegir una crema exfoliante, por muy cara que sea, quizás no sea la apropiada para ti. Lo ideal es que el profesional de la medicina estética conozca tu tipo de piel, su coloración, su calidad, las cicatrices que cada cual tenemos, e incluso las huellas que dejó el acné. En la primera visita hablaremos también sobre tu ritmo de vida, el entorno donde desarrollas la cotidianidad e incluso tus aficiones y profesión.

Conocer todo eso hace mucho más certera la elección de unos productos u otros para hacer el tratamiento. Y una vez estamos de acuerdo en qué queremos mejorar, y qué tan potente deseamos descamar la piel, hallaremos la perfecta combinación química para tu problema, así los resultados serán evidentes a un corto o mediano plazo, pactaremos las sesiones necesarias a realizar y además el periodo posterior al tratamiento será más o menos cómodo según la selección de la agresividad del peeling.

Una de las grandes ventajas de un peeling químico es que consiste sencillamente en aplicar unas capas de soluciones concretas y en algunos casos masajear las zonas de la cara o sobre las que se interviene y sellar el peeling con una crema de más o menos potencia según lo deseado. Hacemos un lavado de la crema en 6-8 horas y al cabo de dos o tres días, comienza la exfoliación de la piel. Empezará por la nariz y zona peribucal, seguidamente las mejillas y por último, la frente y la línea de inserción del pelo. 

El resultado es una coloración más uniforme, se pueden suavizar algunas arrugas, se gana en tersura y se ve una piel mucho más limpia. Eso también aplica en el área del cuello y el escote, donde se pueden hacer una verdadera recuperación de la piel. 

Rejuvenecimiento de piel con el peeling químico facial

Lo cierto es que un peeling químico no deja de ser una ayuda a los procesos naturales. Nuestra piel envejece y ella misma genera células muertas que se van eliminando paulatinamente. Sin embargo, hay ocasiones que ese proceso de eliminación de la piel muerta se ralentiza en exceso, y hasta se para. Afeando así nuestro aspecto con hiperpigmentaciones en la piel o un aspecto escamado.

Ahí es donde entra en acción el peeling. La fórmula química apropiada es capaz de reactivar de una forma rápida ese proceso y realizar una exfoliación de modo prácticamente inmediato. El resultado salta a la vista rápidamente. La persona que se hace un buen peeling químico facial rejuvenece. Así de sencillo.

Peeling químico para eliminar las manchas

Por la propia naturaleza del tratamiento, hacerse un peeling no solo es una cuestión de estética, también lo podemos considerar como una acción muy saludable, ya que no deja de ser una forma de cuidarse, limpiar y mantener nuestra piel. De hecho un signo de una piel envejecida es la aparición de ciertas manchas, las cuales pueden ser suavizadas con un peeling químico, incluso a veces el peeling puede tener efecto anticáncer al regular el ciclo de recambio de la piel.

Y no hay que asustarse por el asunto “químico”. Todo en la naturaleza se basa en la química. Y para que se vea que en los peelings no hay nada que ocultar y mucho menos nada nocivo, te voy a citar algunas de las sustancias que empleo regularmente en mis tratamientos. 

peeling químico facial

Tras analizar las necesidades y características de cada paciente, incluye en mis tratamientos de peeling diversos porcentajes de ácido glicólico, ácido ferúlico, ácido cítrico, ácido mandélico, ácido láctico, ácido kójico, ácido salicílico y la más reciente incorporación para el tratamiento de melasma, el ácido tranexámico. Todo ello se selecciona y ajusta para cada persona. Son tratamientos exclusivos y personales. En el mercado hay muchas cremas para uso diario, pero es interesante que hablemos también en la consulta, de cuáles serán las más apropiadas para que puedas preparar tu piel antes del peeling y para su mantenimiento después del tratamiento.

Se buscan unos resultados naturales, a corto plazo y con beneficios estéticos evidentes. Gracias a un pack de peeling químico se atenúan las manchas y se rejuvenece de forma efectiva la piel, pero para acometer este tipo de tratamientos hay que acudir a centros especializados, como mi consultorio, donde prepararé las sesiones de peeling que tú y solo tú necesitas. 

Haz un comentario