Cuándo empezar con la toxina botulínica

¿Cuándo empezar con la toxina botulínica o botox? Es una pregunta recurrente entre muchos de mis pacientes, e incluso entre mis amistades. Y siempre respondo lo mismo. ¡Depende! No os puedo decir una edad concreta e ideal para todo el mundo. El mejor momento para empezar con la toxina botulínica depende de vosotros mismos, de vuestro ánimo a corregir vuestras arrugas de expresión, de vuestra gestualidad y de vuestra propia naturaleza. 

En definitiva, que aunque la regla general nos dice que la treintena puede ser un buen momento para iniciarse en la sesiones de toxina botulínica, no es algo infalible. Por ese motivo, mi recomendación siempre es la misma. No se trata de poner una edad en el calendario, sino de realizar un plan de tratamiento personalizado, exclusivo para ti, tu trabajo y tu rostro.

¿Qué pasa al aplicarse toxina botulínica en la cara? 

Posiblemente sepáis que la aplicación de la toxina botulínica se hace mediante microinyecciones que ubican ese material bajo nuestra piel. De manera que es clave saber qué es lo que estamos haciendo y qué va a pasar en nuestra cara.

Es muy sencillo. El bótox no es más que toxina botulínica. Una sustancia que es capaz de provocar la parálisis muscular. De manera que con las cantidades mínimas y exactas los expertos en medicina estética somos capaces de paralizar esos diminutos músculos que provocan las arrugas de expresión. Sí, porque la toxina botulínica solo puede corregir los efectos de ese tipo de arrugas dinámicas propias de la expresividad. Y únicamente las que aparecen en nuestra frente, el entrecejo o las famosas patas de gallo.

La toxina botulínica nunca se usa para otro tipo de tratamientos faciales en mejillas o cuello. Si alguien os propone semejante barbaridad, desechadlo inmediatamente. Como ocurre con todos los tratamientos de medicina estética debéis recurrir a personal titulado y preparado para este tipo de intervenciones. Nunca olvidéis que una mala praxis puede suponer muchos más perjuicios que beneficios.

La importancia de un plan de tratamiento personalizado

Dra Barriga, aplicación de toxina butocilínica

Otro rasgo que puede delatar unos conocimientos insuficientes a la hora de aplicar empezar con la toxina botulínica, es afirmar de manera inmediata que a tal o cual edad deberás usarlo. Ya he comentado que no hay normas rígidas. Usar esta toxina solo es útil con nuestras arrugas dinámicas, las que provocan nuestros gestos. Todos gesticulamos, pero no todos lo hacemos igual. Hay personas que lo hacen abundantemente, y por supuesto son esas personas a las que primero les aparece esa temida arruga en el entrecejo o se atisban desde muy jóvenes las patitas de gallo junto a los ojos. 

Eso es el que corrige la aplicación de la toxina botulínica, y para estas personas más gesticulantes seguramente el tratamiento comenzará antes. Si así lo desean. Puede que antes de cumplir treinta años, ya que la aplicación tiene un carácter preventivo. Es decir, si alguien gesticula mucho, más temprano que tarde tendrá arrugas de expresión. Es perfectamente previsible, así que se puede hacer un plan de tratamiento preventivo, teniendo además en cuenta su tipo de piel o su oficio. Porque está claro que muchos de mis pacientes trabajáis en el mundo de la interpretación, y vuestra expresividad es parte de vuestro instrumental de trabajo. Así que yo procuro cuidar ese aspecto con todo el rigor que merece, no solo desde un punto de vista médico, sino también como actriz que soy.

Dicho de otro modo, antes de comenzar a hacer las microinyecciones con las que aplicar el bótox, es una parte más importante preparar ese plan de tratamiento personalizado.

¿Cuándo empezar con la toxina botulínica?

medicina estetica para actores botox

Espero que haya quedado claro que cada persona somos un mundo, y nuestro rostro es la seña de identidad. Algo que debemos cuidar, cada uno de forma personal y única. No obstante, también os quiero dar unas pautas que os sirvan de referencia sobre las edades recomendables para empezar con la toxina botulínica.

Cada vez es más habitual empezar con la toxina botulínica a inicios de la treintena. E incluso en los casos más acusados de personas muy gesticulantes, de una forma preventiva, se comienza antes. Para ellos es el modo de adelantarse al surgimiento de las arrugas de expresión. A no parecer demasiado mayores antes de hora. Y en eso la toxina es lo más eficiente, y su virtud se resume en el refrán “prevenir antes de curar”.

Por supuesto, te puedo informar ampliamente sobre este y todos los tratamientos de medicina estética que ofrezco. Solo tienes que contactar con mi clínica y citarte conmigo. Estaré encantada de escucharte, verte y contarte todo lo que puedo hacer para rejuvenecer tu aspecto.

Haz un comentario